Estudio de caso

ČSOB adopta AI para transformar procesos de blanqueo de dinero

45% más rápido

el tiempo para recabar datos se redujo de 45 a 25 minutos

Flexibilidad

el equipo puede manejar los picos con facilidad en las consultas de AML

Más de 26.000 horas

ahorradas en solo 2,5 años

En todas las áreas del banco y en todos los productos, tenemos la automatización inteligente. Estos procesos inteligentes aumentan la satisfacción de los empleados y de los clientes”.
Denisa Skantova Jefe de TI

ČSOB es uno de los bancos comerciales más grandes de la República Checa. Como banco universal, ČSOB proporciona una amplia gama de productos y servicios bancarios, a la vez que sigue todas las leyes, normativas y procedimientos para evitar la actividad delictiva y mantener seguros a sus clientes. La mano de obra digital de Blue Prism de ČSOB, creada en asociación con Deloitte, aborda el blanqueo de dinero (AML) de manera directa y eficiente.

Desafío

Las normativas de blanqueo de dinero (AML) obligan a los bancos a informar toda actividad sospechosa a fin de disuadir a los delincuentes de integrar fondos ilícitos en el sistema financiero. Solo en el último año, ČSOB investigó más de 25.000 casos.

Cada caso, ya sea de un cliente nuevo o existente, requería de investigadores humanos para que recaben información de múltiples sistemas internos y externos. El tiempo de procesamiento promedio para cada caso fue de cerca de 45 minutos, y al menos la mitad del tiempo se pasaba recabando datos.

Luego, los empleados eran responsables de tomar una decisión. Si el investigador decidía que el cliente tenía riesgo de lavar dinero, se escalaba el caso a otro departamento donde se repetían las mismas verificaciones. ČSOB sabía que había una manera más eficiente de recabar y verificar esta información crítica.

Solución

Al recurrir a Deloitte, ČSOB formó una asociación fuerte que los llevó a cooperar diariamente con el equipo experimentado de Deloitte, y así optimizar y automatizar procesos en todo el banco. Con el conocimiento en tecnologías de RPA de Deloitte, ČSOB implementó una mano de obra digital de Blue Prism. Pero no se detuvieron ahí. Garantizaban que se implementaba la gobernanza adecuada, lo que les permitía ampliarse con rapidez. Además de ampliar el número de automatizaciones, el equipo hizo crecer las capacidades de su mano de obra digital para incluir la inteligencia artificial, junto con el flujo de trabajo y el aprendizaje automático.

Ahora ČSOB tiene 15 trabajadores digitales dedicados al proceso de AML, ya que recaban y consolidan datos en un solo archivo de Excel que proporciona un resumen a simple vista. Al funcionar por un promedio combinado de más de 300 horas por día, incluidos los fines de semana, estos colaboradores digitales permiten a los investigadores humanos cubrir más casos en menos tiempo. Disminuyeron el riesgo total para el banco.

Con la flexibilidad añadida de la mano de obra, el equipo de AML de ČSOB puede manejar los excesos de trabajo sin esfuerzo, sin horas extras, y aún así brindar información precisa y oportuna.

Lo más reciente de Blue Prism