Estudio de caso

Sysco mantiene la excelencia y amplía la fuerza de trabajo digital

6,2 millones

Total de transacciones procesadas a la fecha

250,000

Horas de trabajo que vuelven a la empresa

Escala amplia

60 colaboradores digitales que ejecutan más de 150 procesos

La automatización se ha convertido en una necesidad fundamental casi de la noche a la mañana y en casi todas las áreas de nuestra empresa. Ya era hora de que pongamos en acción todo lo que habíamos planeado y especulado."
Kim Meredith Business Technology Lead, CoE

Con sede central en Texas, Sysco es el distribuidor de alimentos a gran escala más grande del mundo, ya que atiende a más de 600.000 clientes en 90 países. Cuando las operaciones de Sysco se vieron afectadas de repente por la COVID-19, ya habían establecido un reciente programa de automatización. Sin embargo, la pregunta pasó a ser la siguiente: “¿Podría Sysco ampliar rápidamente su programa de automatización sin sacrificar el compromiso del equipo con la excelencia operativa?” Gracias a los esfuerzos del equipo y a la flexibilidad de una mano de obra digital de Blue Prism, la respuesta fue sí.

Desafío

Como el distribuidor de alimentos y de productos relacionados con los alimentos más grande del mundo, Sysco depende de una amplia y compleja red de distribución para atender a sus 600.000 clientes. Esta red sufrió una presión enorme cuando la pandemia irrumpió en la economía mundial. Afortunadamente, antes de la COVID-19, Sysco había establecido un pequeños equipo de automatización compuesto por nueve trabajadores y 12 colaboradores digitales. El equipo adoptó una mentalidad de alto rendimiento , respaldada por las bases operativas centrales. Así, a medida que los efectos de la pandemia impactaron en las operaciones de Sysci, se recurrió al equipo de automatización para cerrar las brechas. El desafío que enfrentó el equipo fue enorme: ampliarse rápidamente para satisfacer las demandas de todas las operaciones de Sysco sin sacrificar la excelencia operativa.

Solución

Si bien el equipo de automatización había especulado cómo podría implementar más colaboradores digitales, la COVID-19 hizo que la puesta en práctica de esos planes fuera una prioridad comercial crítica. La estrategia en la nube de Sysco, un cliente en la nube de Amazon Web Services (AWS), fue un eje fundamental en la ampliación de sus iniciativas de automatización. La empresa usa AWS para ejecutar Blue Prism en la nube. La naturaleza instantánea de las implementaciones en la nube le permite a Sysco “desplegar” o activar los colaboradores digitales de Blue Prism donde sea que los necesiten en todas las operaciones, y ampliarlos a medida que crecen las demandas comerciales de manera exponencial. 

Finalmente, el uso de tecnologías de inteligencia artificial y aprendizaje automático también ayudó a Sysco a expandir sus posibilidades de automatización. Por ejemplo, agregar AWS Textract, una tecnología de reconocimiento óptico de caracteres, permitió a Sysco automatizar el procesamiento de pedidos entrantes de clientes recibidos mediante fax digital. Un colaborador digital, apodado Jackpot, fue tan efectivo en eliminar los errores en el ingreso de pedidos que el personal de Sysco ya no necesitó trabajar más horas para corregirlos. 

Actualmente, Sysco ha crecido a 60 colaboradores digitales que procesan, de manera conjunta, 6,2 millones de transacciones y devuelven más de 250.000 horas de trabajo a la empresa, todo esto durante una dura pandemia y global y sin sacrificar la excelencia operativa.

Lo más reciente de Blue Prism